Patrimonio

Gastronomía

La gastronomía del Rincón de Ademuz ofrece una gran variedad de guisos basados en los productos del terreno, así como una repostería que sorprende por su variedad y riqueza. Son famosos los productos elaborados con carnes de cerdo, siendo lo más tradicionales la longaniza, güeña, chorizo, salchichón, sobrasada, morcilla de cebolla, de pan y de arroz. Con éstos se elaboran tortas como el “Regañao”, hecha con jamón, sardina y pimiento, la “Mona salada”, típica de pascua, rellena de orza y huevos.

En cuanto a los platos más representativos habría que comenzar con las “Gachas”, realizadas a base de harina de maíz cocida en un caldero de cobre y trabajada con un cucharón, que se acompañan de tomate, pollo, conejo, pimientos, bacalao, costillas e hígado de cerdo, bacalao y ajoaceite.

Otros platos típicos serían el “Arroz empedrao”, con alubias pintas y carne de cerdo o el guisado o cocido con patatas, alubias pintas, hueso de jamón, morcilla (de cebolla y harina), cardo o patas de cerdo. También los “Migotes” (ajo, patata, tomate y pan), las “Almortas” (ajo, tajadas de cerdo y harina de guijas), el gazpacho (torta y caza), la “Gachamiga”, los potajes o el “Puchero”, entre otras delicias.

Se completa con una rica y variada repostería elaborada con manzanas del terreno, como la “Esperiega”, “Normanda”, “García” o “Miguela”, entre otras variedades propias de la zona. Algunos ejemplos son las tartas, los buñuelos, los pastelitos, las mermeladas, la compota o de otras frutas como la carne de membrillo. Con almendras y nueces se elabora el “Alajuz”, el “Píngano”, el turrón o los mantecados. También podemos degustar una gran variedad de dulces: “matujos”, “rolletes de anís”, “tortas finas”, magdalenas o “rolletes de viento”

Esta oferta se enriquece con los productos de la huerta, de los que cabe destacar el tomate del terreno por su exquisito sabor.